Las Aventuras de Huckleberry Finn

Las Aventuras de Huckleberry Finn Resumen y Análisis de los Capítulos 26 a 30

Resumen

Capítulo 26

La noche de la advertencia del doctor, Joanna y Huck comen juntos, ya que son las dos personas más jóvenes presentes. Ella le pregunta acerca de Inglaterra, y Huck le miente para sonar informado. Ella lo atrapa en varias de sus mentiras, y Huck finge ahogarse con un hueso de pollo para poder pensar en una salida. Mary Jane oye que Joanna le dice a Huck que no le cree y la obliga a disculparse con Huck por ser tan grosera. Huck decide que no puede dejar que el Rey y el Duque les roben el dinero a estas chicas extremadamente amables.

Huck va a la habitación del Rey y se esconde cuando escucha que el Duque y el Rey se acercan. Los estafadores debaten si deberían irse en ese momento, dado que se ha levantado cierta sospecha, o esperar hasta que se venda el resto de la propiedad. Deciden quedarse y esconder su dinero en el colchón de paja. Huck roba el dinero inmediatamente y espera hasta que es seguro bajar las escaleras para esconderlo.

Capítulo 27

Huck teme que lo atrapen con el dinero robado, por lo que lo esconde dentro del ataúd de Peter Wilks. Ese día se lleva a cabo el servicio fúnebre, y este se ve interrumpido por el fuerte ladrido de un perro encerrado en el sótano. El empresario de pompas fúnebres va a silenciar al perro, regresa y le dice a la audiencia que el perro atrapó una rata. Huck comenta que el servicio fue largo y tedioso, pero se alivia cuando Peter Wilks y el dinero están finalmente enterrados.

El Rey y el Duque comienzan inmediatamente a vender todo lo que pueden, incluida la familia de esclavos que pertenecía al dueño de casa. Para vender a los esclavos más rápido, separan a la familia. Las chicas están extremadamente molestas por esta insensibilidad. Muchos de los habitantes del pueblo también expresaron su desaprobación, pero los hombres no se dejan influir.

El día de la subasta, el Rey se da cuenta de que el dinero ya no está. Cuestiona a Huck, que culpa hábilmente a los esclavos vendidos. Tanto el Duque como el Rey se sienten extremadamente tontos por vender a los esclavos por precios tan bajos, considerando que ahora todo su dinero está perdido.

Capítulo 28

Más tarde esa mañana, Huck ve a Mary Jane sentada en su piso, llorando mientras empaca para ir a Inglaterra con sus tíos. Mary Jane explica que está molesta porque los esclavos son tan maltratados, y Huck deja escapar que estarán juntos de nuevo en dos semanas como máximo, sabiendo que el Duque y el Rey abandonarán el pueblo. Cuando se da cuenta de su lapsus, decide contarle todo. Ella se pone furiosa cuando él relata la historia, y cuando Huck termina, ella llama al Rey "criminal".

Huck hace que Mary Jane salga de la casa y se quede con un amigo al otro lado del río. Antes de que se vaya, él anota dónde se encuentra el dinero para que pueda encontrarlo más adelante. Huck tiene miedo de que si Mary Jane se queda en la casa, su rostro revelará la indiscreción de Huck. Huck le dice a sus hermanas que ella está del otro lado del río tratando de despertar el interés de potenciales compradores de la casa. Después de contar esta parte de la historia al lector, Huck comenta que nunca ha olvidado a Mary Jane y que todavía piensa que ella es una de las chicas más guapas que jamás ha conocido.

La subasta tiene lugar esa tarde y el Rey trabaja duro para vender hasta la última cosa. En medio de la subasta llega un barco de vapor y dos hombres, que dicen ser los verdaderos herederos de la fortuna de los Wilks, desembarcan. A medida que se acercan a la multitud, Huck nota que el hombre mayor está hablando, y que el brazo derecho del más joven está en un cabestrillo.

Capítulo 29

Los nuevos herederos dicen haber perdido su equipaje y, por lo tanto, no pueden demostrar su identidad. El Rey y el Duque Duke siguen fingiendo ser los verdaderos herederos. Ambos grupos son llevados a la taberna donde Levi Bell y el Dr. Robinson los interrogan para obtener información.
La primera información revelada es que el dinero de Wilks ha sido robado, lo que pinta mal para el Rey y el Duque. Sin embargo, culpan a los esclavos y continúan fingiendo. El abogado, Levi Bell, hace que los tres hombres escriban una línea para él. Saca algunas cartas viejas y examina la letra, solo para descubrir que ninguno de los tres hombres le había escrito cartas a Peter Wilks. El verdadero Harvey Wilks explica que su hermano había transcrito todas sus cartas porque su letra es muy mala. Desafortunadamente, como su hermano tiene el brazo roto, no puede escribir y, por lo tanto, no pueden probar su caso.
Harvey Wilks luego recuerda que su hermano fallecido tenía sus iniciales tatuadas en el pecho y desafía al Rey a decirle qué había en el pecho de Peter, asumiendo que los hombres que habían puesto a su hermano en el cajón habrían visto la marca y serían capaz de determinar quién estaba mintiendo. Rehusándose a darse por vencido, el Rey sigue fingiendo y les dice que Peter tenía una flecha azul tatuada en el pecho. Los hombres que habían puesto a Peter Wilks en el cajón no pueden recordar haber visto nada, por lo que se ven obligados a exhumar el cuerpo. Toda la ciudad viaja al cementerio. Cuando finalmente desentierran y abren el ataúd, descubren el oro que Huck había escondido allí. Inmediatamente, los hombres que sostienen al Rey y el Duque los sueltan para echarle un vistazo al dinero. Ante esta oportunidad, Huck, el Rey y el Duque corren hacia el río lo más rápido que pueden. Huck se mete en la balsa y se va río abajo, esperando escapar de los dos hombres. Cuando el Duque y el Rey lo alcanzan en un pequeño bote, Huck casi empieza a llorar.

Capítulo 30

Después de subirse a la balsa, el Rey agarra a Huck, lo sacude y le grita por intentar escaparse sin esperarlos. El duque finalmente interviene y llama al rey "idiota", preguntando: "¿Preguntó usted por él cuando se escapó?".
A continuación, el Rey y el Duque entran en una discusión sobre el dinero y comienzan a acusarse mutuamente de robar y esconder el dinero, especialmente porque habían agregado los ingresos del Real Nohaytalrey al monto. El duque termina atacando físicamente al rey y lo obliga a decir que tomó el dinero. A continuación, ambos hombres se emborrachan, pero Huck nota que el Rey nunca más admite haber tomado el dinero y más bien lo niega cada vez que puede.

Análisis

Estos capítulos marcan los primeros momentos de madurez de Huck. Hasta este punto siguió la autoridad de aquellos a su alrededor, como su padre, la viuda, la señorita Watson, el juez Thatcher y el Rey y el Duque. En el momento en en que Huck decide robar el dinero, se libera de esta autoridad. Por primera vez, Huck actúa según sus convicciones y su moral para ayudar a otras personas, en lugar de actuar simplemente según sus deseos personales.
La interacción de Huck con Mary Jane también destaca un nuevo aspecto de su desarrollo, a saber, el interés en las mujeres. The Adventures of Tom Sawyer, Huck viewed girls as nothing more than an annoyance and ">En Las aventuras de Tom Sawyer, Huck solo veía a las chicas como una molestia y creía que no debían tomarse en serio. Aquí, en contraste, Huck llama a Mary Jane "hermosa", y comenta que cuando la vio encender una vela en la ventana, su corazón se hinchó repentinamente, como si se fuera a romper.
Por otro lado, es notable que Huck esté desesperado por escapar del Rey y del Duque al final de la experiencia Wilks. No es simplemente que Huck les tema (cuando los conoce por primera vez los compara con su padre), sino que en verdad está tratando de liberarse de la autoridad y del control que tienen sobre él.
Jim is not a part of these scenes.">Curiosamente, Jim no forma parte de estas escenas. Sin embargo, conocemos a una familia esclava desgarrada por el Rey y el Duque. Twain coloca esta escena directamente después de la historia de Jim, muy cargada emocionalmente, sobre la pérdida de audición de su hija y su su posterior separación, lo que constituye una elección con un fin muy claro. Twain se opuso con vehemencia a la esclavitud, y aborrecía este aspecto de la institución. Por lo tanto, está tratando de influir inconscientemente a su lector en cada paso, dirigiendo sus emociones hacia la simpatía por los esclavos. Al observar el destino de esta familia de esclavos, el lector comienza a comprender más poderosamente las razones de Jim para huir.