Biografía de José María Arguedas

José María Arguedas nace el 18 de enero de 1911 en Andahuaylas, en el departamento de Apurímac, Perú. Huérfano de madre desde los dos años, sufre durante su infancia temprana la ausencia de su padre, abogado, y la mala relación con su madrastra. A su vez, encuentra consuelo y cuidados en la cocina de la casa de la madrastra, donde pasa su tiempo rodeado de los sirvientes andinos que trabajan en la estancia. Allí se adentra, desde la niñez, en el quechua y las costumbres andinas, y también conoce el fuerte desprecio de los blancos por lo andino.

En la adolescencia Arguedas se reencuentra con su padre, que, ya alejado de la madrastra, lo lleva de pueblo en pueblo por las sierras andinas. El hombre, abogado, peregrina buscando clientes por diferentes localidades. Estos viajes nutren la mirada del aún joven José María y serán material para su novela más reconocida, Los ríos profundos. Recorren más de doscientos pueblos, por Cuzco, Arequipa, Huamanga, Ayacucho y Abancay, a veces siendo bien recibidos y a veces, rechazados.

A los 15 años, Arguedas comienza a estudiar en el colegio San Luis Gonzaga, donde se destaca como alumno. Allí se encuentra con una gran discriminación hacia indios y serranos, al punto de que, para el blanco, estos son sinónimos. A los 20 años se muda a Lima, donde entra en la Facultad de Letras. Contrariamente a sus expectativas negativas con respecto a la relación de la capital con lo andino, entabla amistad con un buen número de compañeros limeños. Con ellos es detenido por la policía y encarcelado durante un año luego de haber impedido, en protestas estudiantiles, el ingreso a la Universidad del general italiano fascista Camarotta, jefe de una misión policial a Perú. Con una de sus amigas, Celia Bustamante, contrae matrimonio en 1939.

En el año 1941 publica su novela Yawar fiesta, nutrida con recuerdos de la infancia y un gran conocimiento de la cultura andina. A partir de esta novela y hasta el fin de sus días, el autor aborda el problema de la lengua, “la lucha infernal con el idioma”, dice. Se pregunta, principalmente, cómo puede valerse del español para describir lo andino. El idioma español se le hace a Arguedas, en diversas ocasiones, inadecuado para este fin. Entonces, inicia un proceso al que se refiere como “quechuizar” el español.

Desde ese año y hasta 1942, Arguedas participa de la reforma de los programas de educación secundaria del Ministerio de Educación de Perú. Su mirada siempre se encuentra depositada en el problema del indio y el de la lengua. La lectura de Carlos Mariátegui representa un anclaje teórico para muchos dilemas culturales peruanos ya intuidos desde la infancia por Arguedas. En estos años, el autor también trabaja en diversas recopilaciones de cuentos tradicionales de la cultura andina y en su novela Diamantes y pedernales, que se publica en 1954.

En 1958 publica Los ríos profundos, su obra cumbre, que le merece el Premio Nacional de Fomento a la Cultura “Ricardo Palma”. En ese tiempo trabaja en la Universidad de San Marcos y luego en la Universidad Nacional Agraria La Molina como catedrático de etnología.

El Sexto, novela por la cual vuelve a ganar el premio nacional “Ricardo Palma”, se publica en 1961. En esa obra plasma su experiencia de haber estado un año en la cárcel durante su juventud. En el año 1964 publica Todas las sangres. Es su novela más ambiciosa en cuanto al aspecto de su proyecto literario, que tenía que ver con mostrar la gran variedad de tipos humanos que conviven en Perú. Sin embargo, y a pesar de que es una novela valorada en cuanto a sus recursos literarios, es muy criticada por sus pares, sobre todo por el Instituto de Estudios Peruanos y en especial por el escritor Salazar Bondy, uno de sus mayores detractores. La crítica principal consiste en que la novela distorsiona la realidad. Arguedas, que ya sufre desde hace años de una fuerte depresión, acentúa con esto su cuadro depresivo. La sensación que arrastra desde joven es la de una fuerte crisis de identidad, al sentirse un blanco entre los indios y un indio entre los blancos. Esto vuelve a repetirse años después en un debate similar con el escritor argentino Julio Cortázar.

Aun así, Arguedas sigue recibiendo durante toda su vida numerosos reconocimientos, no solo por su literatura sino, sobre todo, por su gran labor docente e intelectual. A pesar de que el movimiento indigenista peruano viene cambiando y él forma parte de una primera aproximación a la cuestión del indio, poco a poco superada por las nuevas generaciones, sus aportes siempre son considerados vitales para la literatura peruana. Como muestra de esto, en 1968 le es otorgado el premio Inca Garcilaso de la Vega, por sus contribuciones al arte peruano.

En 1965, ya divorciado de Celia y vuelto a casar con una joven llamada Sybila Arredondo, publica, en edición bilingüe, El sueño del pongo. Al año siguiente, Arguedas intenta suicidarse por primera vez. Este hecho cambia para siempre su vida: renuncia a todos sus cargos públicos y, bajo recomendación psiquiátrica, se dedica sencillamente a escribir. Publica en 1967 Amor mundo y comienza a trabajar en El zorro de arriba y el zorro de abajo, obra que se publica de forma póstuma.

El 2 de diciembre de 1969, en el baño de la Universidad Agraria de La Molina, Arguedas se quita la vida de un disparo en la sien. Deja tras de sí una obra voluminosa: novelas, libros de cuentos, poesía, estudios etnográficos, folclóricos, antropológicos y literarios, tanto en idioma quechua como en español. Deja, además, una carta para Sybila, otra para sus alumnos, palabras para ser leídas en su funeral y una lista de instrucciones para su despedida.


Guías de Estudio sobre Obras de José María Arguedas

Los ríos profundos es la tercera novela de José María Arguedas. Algo de su trama y, sobre todo, su personaje principal y narrador Ernesto, ya estaban esbozados en un cuento escrito en 1935: "Warma kuyay". Publicada por la editorial Losada en 1958,...