Biografía de F. Scott Fitzgerald

Francis Scott Key Fitzgerald fue un novelista y escritor de historias cortas de la “era del jazz”, conocido como uno de los mejores autores estadounidenses del siglo veinte. Nació el 24 de Noviembre de 1896, F. Scott Fitzgerald fue el único hijo de un padre aristocrático y un madre provinciana de la clase obrera; mientras que la familia de su padre incluido Francis Scott Key, su tocayo y el autor del himno nacional de los Estados Unidos, la familia de su madre fue, parafraseando Fitzgerald, Irlandeses desde la Irlanda de la hambruna de la patata de 1850. A consecuencia de este contraste, él fue muy ambivalente sobre la noción del sueño americano: para él, este sueño fue a la vez vulgar y sobremanera atrayente.

Como el personaje principal del Gran Gatsby, Fitzgerald tenía una imaginación fuerte y romántica, algo que él caracterizó como “una sensibilidad realzada a las promesas de la vida.” Se puede decir que su propia vida fue una lucha a realizar estas promesas.

Fitzgerald asistió a St. Paul Academy (1908-10) y Newman School (1911-13), donde su intensidad y entusiasmo no le da mucha popularidad con los otros estudiantes. Luego, asistiendo Princeton, tenía más del éxito que siempre quería. Fue parte del influyente Triangle Club, una organización teatral cuyos miembros fueron tomados de la alta sociedad. Fitzgerald también fue prominente en los círculos literarios de la universidad junto a Edmund Wilson y John Peale Bishop. Sin embargo, Fitzgerald tenía muchas dificultades académicas, y finalmente él dejó sus estudios en Princeton sin obtener el título. En noviembre de 1917, se alistó el ejército.

Estacionado en Montgomery, Alabama, él conoció a Zelda Sayre, la hija de un juez del Tribunal Supremo de Alabama. Los dos se enamoraron apasionadamente, pero antes que pudieron casarse Fitzgerald necesitaba mejorar sus circunstancias financieras. A la primera oportunidad él se fue a Nueva York determinado a hacer su fortuna, pero fue forzado hacer trabajar en publicidad donde sólo ganaba $90 cada mes. Zelda rompió su noviazgo y Fitzgerald se retiró a St. Paul, Minnesota donde volvió a escribir una novela que empezó en Princeton. En la primavera de 1920 la novela Este lado del paraíso fue publicada.

Aunque hoy los lectores podrían considerar sus ideas anticuadas, Este lado del paraíso fue una revelación para sus contemporáneos. De repente, Fitzgerald podría publicar igual en revistas prestigiosas, como Scribner’s, y revistas populares quienes pagaban más.

Nuevamente famoso y adinerado, Fitzgerald por fin podría casarse con Zelda, y el célebre columnista Ring Lardner los bautizó “el príncipe y la princesa” de su generación. Aunque los Fitzgeralds apreciaban su nueva celebridad, no estaban tan cómodos con la notoriedad, algo que se puede ver en el fin de la segunda novela de Fitzgerald, Los bellos y los malditos. Esta novela, publicada dos años después, cuenta la historia de un hermosa pareja joven que se deterioran esperando una herencia que al final llega demasiado tarde.

Para escapar un hado parecido, los Fitzgeralds (junto con su hija Frances, nacida en 1921) se trasladaron a la Riviera en 1924, participaron en un grupo de expatriados estadounidenses. Fitzgerald describió este grupo afluente, dirigido por Gerald and Sara Murphy, en su última novela Tierna es la noche, en que el protagonista era inspirado por Gerald Murphy. Entretanto, la reputación literaria de Fitzgerald sufrió de su tendencia de beber excesivamente; bien que su escritura era hecha con mucho cuidado Fitzgerald era visto como un escritor irresponsable.

Poco después de su reubicación en Francia, Fitzgerald realiza su novela más famosa y respetada, El gran Gatsby. Se puede ver la naturaleza dividida de Fitzgerald en el contraste entre el protagonista de la novela, Gatsby, y su narrador, Nick Carraway. Gatsby representa el ingenuo joven lugareño, deslumbrado por las posibilidades del sueño americano, y Carraway representa el gentilhombre de Princeton quien es compasivo pero a la vez suspicaz de este sueño. Fitzgerald connecta el sueño de Gatsby con los aspiraciones de los fundadores de los Estados Unidos, y por eso es una novela profundamente americana.

Un año después, Fitzgerald publicó una colección de historias cortas, Todos los hombres jóvenes tristes. Esta obra marca el fin de la época más productiva de su vida; la década siguiente sería llena de sufrimiento. Fitzgerald bebía excesivamente y Zelda empezó a progresivamente a enloquecer. En los años 30’s la pareja intentaba sin éxito salvar su matrimonio, y el esfuerzo era debilitante para Fitzgerald que no podría terminar su siguiente novela, Tierna es la noche, hasta 1934. La novela cuenta la historia de un psiquiatra quien se casa con una paciente, cuya recuperación agota toda la vitalidad del psiquiatra. Bien que esta novela, la última que Fitzgerald terminó, hoy tiene una reputación como su obra más emocionante. En esta época era considerada imperfecto técnicamente y no fue un éxito comercial. Asolado por el fracaso de Tierna es la noche y su desesperación sobre Zelda, Fitzgerald llegó a ser un alcohólico incurable. Sin embargo, en 1937 el pudo encontrar trabajo como guionista en Hollywood, donde se enamoró con Sheilah Graham, una famosa columnista de chismes. Por el resto de su vida, Fitzgerald vivía tranquilamente con Graham, a pesar de sus frecuentes episodios de borracheras amargas y violentas. Ocasionalmente viajando al este para visitar a Zelda o su hija Frances, quien entró a Vassar College en 1938. En octubre de 1939 Fitzgerald empezó una novela sobre Hollywood quien se llama El último magnate. La carrera de su protagonista fue inspirado por la vida del realizador Hollywood Irving Thalberg. El 21 de diciembre, 1940, Fitzgerald sufrió un ataque del corazón fatal antes que pudo terminar su novela. Aún incompleta, la novela es considerada la igual de sus otras novelas para su intensidad.

Muchas de sus historias cortas lo permitieron explorar ideas y situaciones quienes él pudo utilizar después en su ficción más larga. Descripciones del escenario en su historia de 1922, “Sueños de invierno” se volvió parte de los detalles de la casa de Daisy en El gran gatsby. Del mismo modo, Fitzgerald tomó ideas de su historia de 1927, “La escalera de Jacob” para personajes en Tierna es la noche. Frecuentemente Fitzgerald menospreciaba sus historias cortas, diciendo que eran “basura”, y sólo sirvieron para financiar su estilo de vida lujoso, y verdaderamente estas historias sustentaban toda la familia Fitzgerald; su cuota de historia más alta fue $4000. Sin embargo, las historias son lejos de su descripción de “basura”; su historia “El curioso caso de Benjamin Button” se hizo película en 2008, y a menudo sus historias son reproducidos en colecciones.


Guías de Estudio sobre Obras de F. Scott Fitzgerald